Naturalmente sano

Actualizado: 4 jun 2018

Las fumigaciones pueden ser el peor enemigo para evitar las plagas tan características del verano. Lo mejor es tratarlas de modo natural.



Una amiga me contaba que las plagas se habían vuelto incontrolables en su jardín, pero lo más interesante de la declaración, es que ella se preocupaba año a año de fumigar con productos de amplio espectro, aquellos capaces de eliminar todo tipo de insectos. Al oír esto me di cuenta que, aunque parezca un contrasentido, de ahí nacía su problema.

Como todos sabemos, los insecticidas son sustancias tóxicas hechas para matar insectos, el inconveniente es que no son selectivos y matan tanto a los malos como a los buenos. ¿Le resulta extraño oír hablar de insectos buenos?, pues a muchas personas sí, porque el término insectos se asocia generalmente a algo dañino, a individuos no deseables que se deben combatir. Sin embargo, existen muchos insectos en el jardín que contribuyen a generar un ciclo benéfico para todos los habitantes del lugar, como por ejemplo las chinitas, abejas, lombrices, entre muchos otros. Un ambiente naturalmente sano será aquel en que coexisten muchos insectos, pero cada población tiene un número acotado de individuos, ya que unos actúan como depredadores de otros evitando que alguna especie aumente indiscriminadamente, constituyéndose como plaga.

Esto es lo que se conoce como el control biológico, lo que hace que un lugar se convierta en un ecosistema en donde todos los que habitan tiene una función. Por ejemplo, las coloridas chinitas son unos tremendos depredadores de pulgones, cuando las veo aparecer en mi jardín me siento segura, porque sé que mis rosas están a salvo. Los sirfidos, unas moscas grandes con tonos amarillentos, se comen todas las larvas de insectos que mastican las hojas y las dejan agujereadas, o las arañas comunes, que en sus telas atrapan a insectos que se alimentan de los brotes nuevos de las plantas. El eliminar estos insectos benéficos genera un tremendo desequilibrio en el sistema, porque las poblaciones aumentan descontroladamente al no tener un depredador. Cuando se convierten en plaga las plantas se ven afectadas, porque no son capaces de responder al ataque masivo de estos individuos.

¿Empiezan ahora a entender el problema de mi amiga? Ella fumigaba todos los años con productos de altísima toxicidad, con lo cual mataba a todos los insectos presentes en ese momento. Luego empezaban a eclosionar los huevos, y para fortuna de ellos, estos nuevos insectos no tenían depredadores porque habían sido eliminados, entonces las poblaciones crecían y crecían convirtiéndose en plagas que debilitaban a muchas plantas. Entonces, su gran problema era que rompía año a año el equilibrio natural de su jardín.

Ustedes se estarán preguntando, si vamos a vetar el uso de insecticidas químicos, ¿qué hacemos si aparece una plaga? Lo que les recomiendo hacer es ahuyentarlas, que no es lo mismo que eliminarlas. Existen unos productos llamados biopreparados, que corresponden a soluciones naturales, que pueden incluso ser caseras, estas repelen los insectos porque son irritantes para ellos. Como por ejemplo, el macerado en alcohol de ajo y ají rocoto, el cual se asperja sobre el follaje de las plantas produciéndoles un halo de protección. También están las infusiones hechas con manzanilla y salvia, que otorgan un sabor amargo a las hojas que no les gusta a los insectos masticadores. Además de estos preparados, es interesante saber que hay ciertas especies vegetales que ayudan a tener los ambientes sanos, la presencia de ruda, lavanda, orégano y tantas otras plantas aromáticas son barreras naturales para que los insectos migren hacia otros ambientes.

Mantener un jardín sano es un desafío, donde usted está llamado a colaborar pero no a alterar el equilibrio. Busque sólo soluciones naturales que repelan los insectos y deje que la naturaleza se encargue de hacer bien su trabajo.




 

Algunos consejos:

- No permita que fumiguen todo su jardín con un insecticida de alto espectro, ya que estará eliminando también a los insectos buenos y no podrá nunca lograr que los insectos se controlen entre ellos.


- Las chinitas son una muy buena visita dentro del jardín, son capaces de comer una gran cantidad de insectos perjudiciales para las plantas, como los pulgones y las mosquitas blancas.


- Los biopreparados son soluciones que se preparan de forma casera con elementos naturales, como por ejemplo ajo o ají rocoto, con el fin de producir un preparado que produzca un efecto irritante sobre las plagas manteniéndolas lejos de las plantas.


- Existen plantas que tienen un efecto repelente sobre ciertas plagas, como el orégano y la lavanda que repelen las hormigas, el perejil a los gusanos cortadores, el eneldo a los pulgones y arañitas rojas, el romero los mosquitos y la ruda a los hongos, por eso conviene plantarla en el jardín.


- En invierno, el único producto efectivo para controlar las plagas es el aceite miscible o mineral, ya que tiene la propiedad de asfixiar los huevos que dejaron los insectos y no es tóxico para los insectos benéficos, como las chinitas y las abejas.


 

http://www.paula.cl/tiempo-libre/insectos-buenos/

96 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Orquídea