Plantas purificadoras


 Espatifilo o flor de la paz (Spathiphyllum sp.)
Espatifilo o flor de la paz (Spathiphyllum sp.)

Existe una antigua creencia que dice que al dormir con plantas en la habitación corremos el riesgo de quedarnos sin oxígeno. Sin embargo, si esa fuera nuestra preocupación, dormir acompañado puede ser infinitamente más nocivo, ya que las personas consumimos más oxigeno que un vegetal y no aportamos al ambiente nada a cambio.


Las plantas al respirar de noche toman algo de oxígeno, pero durante el día el proceso es inverso, captan anhídrido carbónico, un componente del aire que en grandes concentraciones es tóxico para la salud, y a cambio nos entregan grandes cantidades del tan preciado oxígeno.


Pero esta no es su única virtud, según un estudio realizado por la NASA en el año 1989, hay plantas que son capaces de absorber gases nocivos para la salud, como los son el formaldehido, benceno, amoniaco, tolueno y xileno, los cuales son emitidos por las pinturas de las paredes, los pegamentos, las alfombras, los productos de limpieza y muchas cosas más con las que convivimos en la casa.


Estas plantas purificadoras corresponden a especies que se pueden cultivar al interior, no necesitan recibir sol directo y requieren de una temperatura moderada, sin extremos. ¿Por qué algunas plantas consiguen hacer esto? Bueno, por un lado tienen amplias y numerosas hojas, lo que favorece un mejor intercambio de gases. Pero también, tienen un sistema de raíces muy abundantes en donde se metabolizan gran parte de los componentes tóxicos. Entonces, no sólo actúa aquellos que se ve, sino también aquella porción escondida de la planta. Esto nos lleva a concluir que, el macetero en donde se planten las especies es determinante del éxito, este debe ser amplio y profundo para un buen desarrollo radicular.


Es importante considerar que si queremos un efecto significativo en el ambiente no lo lograremos con una planta solitaria. Muchas veces hemos oído hablar de que el amazonas es el pulmón del mundo, y lo es, la gran masa vegetal compuesta de diversas especies que se interrelacionan entre si consigue oxigenar el planeta. El efecto de las miles de hectáreas de extensión ha sido medido y estudiado. Pero la acción de una sola planta no es cuantificable y podría ser poco relevante. Por lo tanto, si lo que buscamos es purificar el ambiente, debemos considerar una masa vegetal que en conjunto logre hacerlo.


La estrategia es simple, volumen y diversidad. Es necesario disponer de un conjunto de plantas, mientras mayor sea el número más significativo será el efecto. Luego procurar diversidad entre las especies, los diferentes metabolismos aumentan la posibilidad de captar diferentes contaminantes.


Entonces, no es necesario dormir solo para respirar mejor, puede hacerlo acompañado, pero asegúrese de invitar también a algunas plantas a su dormitorio. La ciencia ha demostrado que purifican el aire, pero yo le aseguro que su presencia hará en usted algo más que eso, déjese sorprender.

Las cinco plantas más recomendadas para purificar el ambiente son:

  1. Photos (Epipremnum aureum)

  2. Sansevierias, lengua de suegra, lengua de tigre o espada de San Jorge. (Sansevieria trifasciata)

  3. Gomero (Ficus robusta)

  4. Palmera de bambú (Raphis excelsa)

  5. Espatifilo o flor de la paz (Spathiphyllum sp.)


Algunos consejos:
  1. El poder de purificación lo hacen en conjunto las hojas y las raíces, por eso es importante que estas plantas dispongan de un macetero grande. Al momento de plantarlas, este debe ser el doble de la copa de la especie y se debe renovar cada 3 años.

  2. Las plantas de interior requieren de luz, pero no necesariamente sol directo y la mayoría de ellas son sensibles a los cambios de temperatura. Por lo tanto, el lugar ideal para ubicarlas es cerca de una ventana, cuidando de que estén protegidas de las corrientes de aire frío y de la exposición directa a las estufas de la casa.

  3. La compactación de la tierra evita que las raíces pueden desarrollarse bien. Por eso se recomienda remover la tierra con una horqueta cada vez que se riega, así se favorece que entre aire al suelo y que este no pierda su estructura.

  4. La humedad del suelo es fundamental para el buen desarrollo de las plantas, pero hay que distinguir entre tierra húmeda y tierra saturada de agua. La tierra húmeda se desgrana, eso indica que tiene agua y aire, ambos componentes importantes para las plantas. La tierra saturada de agua forma barro, lo que podría producir la pudrición de las raíces.

  5. Los nutrientes del suelo se agotan con la extracción que la misma planta hace de ellos para poder crecer, por lo tanto, se deben reponer. La mejor forma de hacerlo es aplicando una delgada capa de compost en la superficie del macetero 2 veces al año, esto asegura la entrega de múltiples nutrientes de forma segura, sin correr el riesgo de intoxicación.

137 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Orquídea